Archivo diario: 05/04/2011

El Museo de Mérida estrena un nuevo mosaico con escenas báquicas

Siguiendo con Mérida, ciudad que me encanta y a la que tengo un cariño muy especial, aquí os dejo esta noticia, que publicaba ayer el diario digital Extremadura al Día, y de la que se hacía eco el blog clásico ya nombrado aquí La Túnica de Neso.

El Museo Nacional de Arte Romano (MNAR) cuenta desde hoy con un nuevo mosaico, ubicado en la sala IX de la segunda planta. Se trata de un mosaico de escenas báquicas, hallado de manera fortuita en la hoy Avenida de Extremadura, frente al Parque López de Ayala, en los aledaños de una estación de servicio.

El mosaico, situado de manera vertical en una pared de esta sala del Museo, contiene escenas correspondientes al ciclo báquico. En concreto unas ménades, que son personas mitológicos asociados a Baco que danzan orgiásticamente haciendo sonar panderos y tocando el doble aulós (flauta doble), instrumentos asociados al dios del vino. Entre las figuras representadas destaca la de un sátiro, que abre el cortejo, tocando la siringa.

El conservador jefe, José Luis de la Barrera, ha explicado que esta actuación se inscribe dentro del trabajo que periódicamente realizan los conservadores, y que se diversifica en varios temas, uno de ellos, la conservación preventiva, que es “importante” para controlar cuestiones como la humedad y temperatura para que las piezas estén “estables” dentro del Museo. Por otra parte, se van recuperando piezas que están dentro del Museo, que son “importantes” dado que “ayudan a comprender lo que fue la romanización de una ciudad como Mérida”.

PROCESO DE RESTAURACIÓN

La restauradora María Jesús Castellano ha informado sobre cómo se ha llevado a cabo todo el trabajo de restauración del mosaico, que ha contado con la colaboración de Inocencio Montero y ha durado unos seis meses.

El mosaico se encontraba en el almacén, tras haber sido descubierto, y se valoró el estado de conservación de la pieza para ver si era susceptible de ser expuesto. Ya en el taller de restauración, se comenzó con una limpieza y consolidación puntual. Posteriormente, se realizó un planteamiento de los fragmentos del mosaico en el suelo y se tomaron medidas para su disposición en la pared.

Una vez colocados los fragmentos, se tomaron las juntas con teselas (al haberse arrancado por la persona) y las grandes lagunas se pusieron con morteros de cal y arena, que se hacen a bajo tono para diferenciarlo del original. El mortero, también por esta causa, se puso a nivel inferior de la tesela. Tras ello, se dio un consolidante artificial a la tesela para consolidar el color.

Cabe destacar que sólo se conserva la “mitad” del mosaico, que tiene una dimensión aproximada de 3,70 por 3,90 metros. Se supone que por encima de las escenas figuradas habría otra ‘alfombra’ o bien de cambio de felpas, como la de abajo, lo con otros motivos decorados.

MOSAICO SOBRE EL CORTEJO BÁQUICO

El mosaico no está completo, claro está. Pero los conservadores e historiadores han explicado lo que en él podría verse : El “universo orgiástico” que rodeaba a las celebraciones en las que la semidesnudez y el vino creaban una atmósfera de “desenfreno iniciático”. Además, permite completar la nómina de instrumentos musicales, documentados en piezas del museo, ya en escultura, ya en artes menores.
El director del MNAR, José María Álvarez, ha explicado que en mosaico puede verse representado el cortejo báquico, caracterizado por ser “alegre” y “orgiástico”, presidido por el dios del vino, Baco.

CONJUNTO MUSIVARIO DE MÉRIDA: DE LOS MÁS IMPORTANTES DEL PAÍS

Igualmente, ha destacado que el conjunto musivario emeritense no es “uno de los más importante del país, sino el más importante”. Así, ha recordado que la Casa del Mitreo acoge al mosaico “más importante del mundo romano”, como es el Mosaico Cosmogónico, en el que se representa la visión que del Universo tenía un romano del siglo II d.C, y con una “carga ideológica y política impresionante”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Descubrimientos, Emérita Augusta, Imperio Romano, Roma