El Método Polis, de Christophe Rico, en la UAM

Ayer tuve la suerte de poder asistir a la conferencia que Christophe Rico, del Instituto Polis de Jerusalén de Lenguas y Humanidades, impartió en la UAM sobre su método de enseñanza del griego antiguo como una lengua viva, similar a otros métodos como el por todos conocido LINGVA LATINA PER SE ILLVSTRATA de Hans Orberg.

Tengo que decir que me encantó Christophe, es un hombre muy simpático y no sé si es un gran orador, pero desde luego que sabe cómo enganchar a su público. El método también me pareció bueno, ya que es un método que obliga  a los estudiantes a interactuar con otros y siempre en griego antiguo, de forma que los alumnos se familiaricen con el orden de palabras y usen la lengua desde un primer momento.

Hay una primera edición en español, pero para el año que viene está previsto que salga la segunda edición, más amplia (hasta unas 20 unidades), con un CD con canciones, y próximamente también estarán disponibles unos vídeos con las primeras clases de lo que se llama Total Physical Response o Acción y Reacción.

Para el latín el Instituto Polis también tiene un método, que en lugar de llamarse Polis se llama Forum, y asimismo para el hebreo y el árabe dialectal.

Tras exponernos su método, se dio paso al turno de preguntas y se explicaron varios puntos interesantes. El método en sí está basado en el griego koiné del siglo I d. C., e intenta adaptar ese léxico al mundo actual pero sin dejarlo de lado. Evidentemente, hay problemas a la hora de expresar conceptos actuales como pueden ser el tren, el avión o el teléfono. Respetando la lengua y las normas gramaticales, se intenta dañar lo mínimo posible la koiné, y mediante los procedimientos de composición y el orden de palabras, se crean esos vocablos necesarios hoy. Un ejemplo es el del avión, para el cual hay una palabra griega: ἀεροπλοῖον, que sirve para tal fin y respeta el griego antiguo. El mundo que refleja el método Polis es el mundo actual, pero introduciendo las mínimas palabras modernas posibles.

El orden de palabras que se usa es el canónico del siglo I d. C., es decir: sujeto – atributo – el verbo ser, en las frases afirmativas cuando el verbo está en presente, y si está en pasado y es un verbo de estado: el verbo ser – sujeto – atributo. Las alteraciones de este orden son por motivos de estilo únicamente.

Entre los problemas que plantea el método Polis, está el de la pronunciación y que no disponemos de competencia nativa de esta lengua. Sobre esto último, Christophe dijo que habría que usar su método para formar tanto al profesorado como al alumno, y que si se usa con frecuencia, llegará a haber un profesorado formado y capacitado que sirva como competencia nativa. Lo que más funciona son los cursos intensivos que se imparten en verano, que también están destinados a los profesores (este año se imparte del 4 de julio al 29 del mismo mes en Roma). Una vez que se empieza a “chapurrear”, se puede empezar a enseñar el método. Se habla la koiné con sus concordancias, realizando los giros del lenguaje, sin usar léxicos o diccionario porque no sirven palabras sueltas sino encuadradas en su contexto.

Sobre la pronunciación, lo único que se atrevió a establecer como norma es la no utilización del griego moderno para leer koiné. Es cierto que los diptongos no se pronuncian en el siglo I, pero aunque la diferencia era mínima, sería añadir una dificultad más al idioma porque a la hora de enfrentarse a un texto literario no se distinguirían los fonemas.

Otro problema es que parece un método lento para entender los  textos literarios con los que se trabaja en Filología Clásica. Y es cierto, pero también lo es que es un método más seguro. Para leer y entender la literatura de Plutarco se necesitan una razón de 4 horas por semana durante 3 años, aunque en el segundo ya se entienden textos narrativos fáciles y sencillos.

A pesar de hablar un griego (o un latín) muy coloquial e incluso “macarrónico” que no es ni mucho menos el griego de Isócrates (ni el latín de Cicerón), como el objetivo no es hablar con él sino entenderle, el método ayuda a no tener que estar pegado a un diccionario y poder enfrentarse a los textos de una forma diferente.

A su vez, Christophe reconoce que el método no está recomendado para que una persona lo use de forma autodidacta, porque no sería posible, y también admite que no es necesario que el profesor que lo utilice hable únicamente en griego antiguo (única lengua en que está escrita el libro).

Por último nos hizo partícipes de su experiencia en el Instituto Polis con alumnos que sólo aprenden o han aprendido griego con este método y con alumnos que lo hacen o lo han hecho junto con el método tradicional que ya han cursado uno o incluso dos años de griego. Éstos intentan empezar en el nivel 2, pero al final acaban retrocediendo al 1 porque a pesar de saber más gramática o morfología, no tienen el mismo vocabulario y mucho menos saben utilizarlo en la lengua coloquial.

Se puede utilizar como complemento del método tradicional y el resultado sería muy bueno, ya que los alumnos entrarían más fácilmente en los textos del griego koiné y no dependerían de un diccionario continuamente. Al cabo de dos años, se llega a leer un texto narrativo sencillo y para Plutarco se necesitarían los 3 años completos. La base del vocabulario es la gran ventaja que aporta el método Polis frente al método tradicional, aunque la sintaxis no se comprenda del todo, ya que se entiende el sentido general.

La conferencia surgió debido a que el profesor Rico va a estar en las VII Jornadas de Culturaclásica.com el sábado 7 de mayo, a las 9’30 horas, e impartirá la charla titulada: “El método Polis Koiné: aprender griego antiguo como una lengua viva”.

Ya me contarán los que vayan a las Jornadas qué les ha parecido.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Curiosidades, Descubrimientos, Estrenos, Filología Clásica, Grecia, Grecia Moderna, Jornadas de Cultura Clásica, Personal, Textos

4 Respuestas a “El Método Polis, de Christophe Rico, en la UAM

  1. Si antes tenía ganas de conocerle, ahora estoy mucho más impaciente. Qué maravilla, esa es la línea que me gusta.
    Te echaremos de menos en Mérida, pero si ya has escuchado a Rico, ahora eres tú el objeto de nuestra envidia 🙂

  2. Genial, buena aportación y opinión! He de hacerme con él!!!Me he hecho hueco de tu post en mi blog! Gracias^^

    • No sé por qué pero sabía que te iba a gustar. Ya verás qué bien el sábado con él. Además, es muy amable y simpático, así que podéis hartaros a hacerle preguntas. A mí me encantó, y seguramente cuando salga la nueva edición me haga con ella y me ponga a trabajar con ella.
      Gracias a tí por la mención en tu blog 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s