Las vidas de Pitágoras

Fuente: elespectador.com

Con la traducción de seis textos de los siglos I a.C. hasta X d.C, el escritor David Hernández de la Fuente desentraña las verdades e interpretaciones de un alquimista del saber.

Cuando se habla del filósofo Pitágoras suele recordarse su famoso teorema matemático sin indagar mucho en el origen o la razón de la fórmula. En la década de los años sesenta estuvo de moda investigar sobre este personaje clave de la cultura griega arcaica y se supo algo más de quien se destacó como la primera figura del mundo occidental que encarnó el arquetipo del mediador entre el hombre y Dios. Ahora llega a Colombia una extensa obra que desentraña la importancia de este chamán de la antigüedad que hizo notables aportes en matemáticas, astronomía, filosofía, política, medicina y religión.

Vidas de Pitágoras es el título del libro escrito por el catedrático universitario y doctor en filología clásica David Hernández de la Fuente, quien se tomó la tarea no sólo de documentar a Pitágoras en sus diversas facetas como hombre divino y figura legendaria de la Grecia antigua sino que incluyó en su trabajo la recopilación de todas las biografías del filósofo. Pero no cualquier sinopsis: la traducción de escritos de los primeros siglos de la era cristiana que demuestran cómo antes que Platón o Aristóteles existió un sabio que legó a la humanidad las bases de un profundo conocimiento espiritual.

Junto a la investigación del escritor Hernández de la Fuente, nacido en Madrid (España), el libro trae la breve vida de Pitágoras redactada por el historiador griego Diodoro de Sicilia en el siglo I antes de Cristo, los aportes de Porfirio de Tiro, Jámblico de Calcis y Diógenes Laercio en el siglo III y las contribuciones del patriarca Focio de Constantinopla del siglo IX. Como si fuera poco, se incluye la descripción que sobre el personaje apareció en la enciclopedia bizantina Suda, del siglo X, y una colección de los llamados Versos de oro, atribuidos a Pitágoras, como máximas para una vida mejor.

El escritor Hernández, también autor del libro Oráculos griegos y de tres obras de narrativa, explora todas las fuentes del personaje. Desde su nacimiento, enmarcado en el mito del padre divino y el padre adoptivo; sus viajes de formación por Egipto, Arabia, Fenicia, Judea, Babilonia o India, extrayendo de cada cultura sus misterios teológicos y su cosmología; o la ratificación de su existencia real entre los años 570-495 antes de Cristo, incluyendo su huida para escapar a la tiranía de Polícrates, la creación de su escuela de pensamiento en la colonia griega de Crotona y su papel en la política.

De cada dato hay una fuente bibliográfica y, sin duda, el fragmento más interesante es el que resume la actividad taumatúrgica de Pitágoras, la cual lo define con increíbles atributos: su excepcionalidad física, capaz de aguantar largo tiempo sin comer ni beber, su recuerdo de vidas pasadas, las relaciones especiales con la naturaleza y los animales, sus habilidades proféticas, su conocimiento curativo, las virtudes políticas a través de la palabra conciliadora y el saber secreto de la muerte. Las múltiples visiones de un ser maravilloso, escasamente conocido en Occidente.

Hernández de la Fuente ya había venido a Colombia en 2009 y, después de dictar varias conferencias en Bogotá y Medellín, constató que en el país existe mucho entusiasmo por el mundo antiguo y los caminos espirituales. Esa característica lo llevó a regresar, esta vez para presentar Vidas de Pitágoras. Basta escucharlo hablar de Grecia antigua, de neoplatonismo, numerología o historia, para concluir que su recuperación de la figura de Pitágoras como símbolo de la antigüedad constituye un significativo aporte, libre de complejos o prejuicios, al estudio de la obra de un hombre que vivió para su conciencia.

“No dejes que el sueño penetre en tus blandos ojos antes de haber repasado tres veces cada hecho del día: ¿dónde transgredí las reglas?, ¿qué conseguí?, ¿qué deber dejé sin cumplir? Comenzando desde el principio, repítelo, y después, si obraste mal, atorméntate. O, en caso contrario, deléitate”, dice uno de los Versos de oro, los cuales definen su concepción de la relación entre el orden cósmico y el moral. Fueron sus métodos personales los que lo convirtieron en pionero de las ideas sobre la transmigración de las almas, el parentesco de todos los seres vivos o las reglas de abstinencia, vueltas a reunir en su debido contexto en la obra de Hernández.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Autores, Grecia, Libros, Opinión, Personal, Textos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s