Aquí nació Octavio Augusto. Encuentran a los pies del Palatino la casa natal del primer emperador de Roma

Fuente: latunicadeneso.wordpress.com

Excepcional descubrimiento. Una larga investigación arqueológica llevada a cabo por la Universidad La Sapienza de Roma ha permitido determinar que en esta vivienda a los pies del Palatino, cerca del Arco de Tito, nació en el año 63 a.C. Octavio Augusto, quien con el tiempo llegaría a ser el primer emperador de Roma. En las excavaciones han sido recuperadas ocho estancias de una magnífica residencia de época republicana.

En de la ladera nordeste del Palatino, casi junto a la Vía Sacra, cerca del Arco de Tito, los arqueólogos han sacado a la luz la casa natal de Augusto, la vivienda de su padre Octavio donde, en el 63 a. C., nació el futuro primer emperador de Roma. Ha terminado la undécima campaña de excavaciones arqueológicas de la Universidad La Sapienza dirigida por la profesora Clementina Panella y las hipótesis de las investigaciones de hace tres años parecen ahora encontrar confirmación: “Este año hemos encontrado por lo menos ocho salas de esta espléndida domus de época republicana que da al valle del Foro romano, explica Panella. Es la primera vivienda aristocrática importante, evidenciada por un mosaico excepcional, con teselas blancas y negras en combinación con un suelo polícromo formando triángulos”.

El detalle crucial es la proximidad a una zona sagrada. “Es la primera residencia que encontramos en el Palatino después de un santuario, que hemos identificado como el conocido por el nombre de las Curiae Veteres, lugar sagrado que la tradición relaciona con Rómulo como el punto que delimitaba el tercer vértice del legendario pomerium diseñado por Rómulo en la fundación de la ciudad.”

Las fuentes antiguas lo confirman: “Sabemos que Augusto nació in Curis Veteribus, es decir, en las Curias Viejas, explica Panella; y el descubrimiento de la casa natal de Augusto parece justificado por el hecho de que esta es la primera domus que se encuentra  después del santuario de las Curiae subiendo al Palatino”. Augusto habría vivido aquí los tres primeros años de su vida, para después cambiar de domicilio: “Las fuentes dicen que tres años después de su nacimiento la familia se trasladó a las Carinae, la zona de la antigua Velia en los límites del Esquilino, dice Panella. Después, a los dieciocho años, Augusto se compró una casa en las Scalae Anulariae, cerca del Foro romano, y a los treinta y seis años adquirirá finalmente la famosa y más conocida residencia en el Palatino”.

Pero la Casa natal de Augusto es solo uno más de los elementos revelados de la historia arqueológica de este sitio que se mostrará el próximo viernes a la prensa en una visita en la que participará también el rector Luigi Frati. Sobre la domus de Augusto, de hecho, se halla la planta de un horreum (almacén) de la época de Adriano, que se incendió en el año 193 d.C y que después fue reconstruido para ser transformado en el siglo IV en una zona de placer: “El edificio es increíblemente rico en fuentes, pórticos, ninfeos, salas con mesas de banquete, dice Panella. La tradición topográfica lo asociaba con las Termas de Heliogábalo, pero ahora podemos identificarlo como la sede de un alto funcionario del emperador Majencio”.

Del Arco de Tito al valle del Coliseo, con un margen de varios siglos, las laderas del Palatino han revelado también un asentamiento residencial de la Edad del Hierro: Según Panella, “se trata de cabañas de finales del siglo IX y principios del siglo VIII a.C; un poblado anterior a la fundación de Roma que tuvo lugar en el año 753 a.C. Es un descubrimiento excepcional, ya que no se tenían noticias de asentamientos de poblados hacia el valle del Coliseo”. Han salido a la luz los agujeros de los postes con restos de madera y paredes de barro y arcilla. Las excavaciones también han documentado las fases históricas del Santuario de las Curiae Veteres, destruido por un incendio en el 64 d.C. (de tal magnitud que dejó restos de quemaduras en el suelo), en el cual se han reconocido nuevas habitaciones de época Julio-Claudia. Y en este rincón del Palatino se lee también el  final de la ciudad antigua, entre tumbas del siglo VI, un horno de cal del X y un pozo medieval del siglo XII.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Descubrimientos, Emperadores, Filología Clásica, Historia, Imperio Romano, Latín, Noticias, Roma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s