Lindsey Davis

Fuente: que-leer.com

Recientemente galardonada con el premio Diamond Dagger, la escritora británica celebra la aparición de la vigésima peripecia de su Marco Didio Falco, “Némesis” (Edhasa), con la edición de una guía oficial sobre el personaje.

Lindsey Davis se mueve despacio y su discreta sonrisa, que esconde una personalidad tan decidida como la de su sabueso romano Marco Didio Falco, deja escapar un atisbo de cordialidad que enseguida prende a su alrededor. Su figura pícnica nada hace pensar que esta inglesa sobrevivió a un parto difícil y tuvo que permanecer tres días en una incubadora; y, como cuenta respecto a su infancia, pertenece a una generación que se hizo fuerte y sensata en aquellos días de la todavía cercana posguerra: “Ser niño en los años 1950 era una mezcla de oportunidad y austeridad”.
Nacida en Birmingham, proviene de una familia de clase trabajadora. De pequeña la animaron a leer, especialmente su madre, que era una lectora ávida y rápida. Se crió escuchando música clásica en la radio, por eso no es extraño que se despierte con las sinfonías de un programa de clásica. Estudió Literatura inglesa en la Universidad de Oxford y trabajó como funcionaria pública antes de dedicarse por entero a la escritura Curiosamente fue otro programa de radio, el Saturday Night Theatre, lo que la introdujo en las novelas policiacas.

Ironía, estoicismo y queso
“Nunca escribiré unas memorias tristes”. Así de contundente lo ha manifestado, y eso a pesar de que en su vida ha tenido que afrontar episodios dolorosos como el suicidio de un hermano adolescente, la separación de sus padres, la enfermedad de su madre y, no hace mucho, la desaparición de Richard, su compañero y mejor amigo, con el que tuvo una “muy estrecha” relación durante más de treinta años. Si se le pregunta cómo encaja una escritora tan irónica como ella los trances difíciles de la vida, responde con toda naturalidad “Ah, con mucha ironía! Y con algo de estoicismo, con una copa de cava en la mano y un trocito de queso stilton”.
También ha declarado, y así consta en Marco Didio Falco. La guía oficial, publicada al alimón con el título numero veinte de la serie para ahondar en la Roma del personaje y su familia, que “mi trabajo me ha consolado del dolor y la decepción. Mis libros serán lo que justifique mi existencia”. La escritora tiene muy claro lo que le gustaría hacer si un día abandonara la pluma. “Me temo que sé muy bien lo que haría. Ya he alcanzado la edad oficial de retirarme, así que a partir de ahora en cualquier momento me podré sentar en un sillón y dormir plácidamente”.
Prematura parece tal visión, pues acaba de ganar un prestigioso premio como es el Diamond Dagger, hecho por el que la felicitamos, y tiene una novela en ciernes, Master and Good, ambientada en tiempos de Domiciano. “Gracias. Fue una velada formidable. A pesar de que Cartier anunciara que no actuará más como patrocinador, lo que significa que yo probablemente haya sido el último ganador”. En cuanto al libro, está previsto que se publique en Estados Unidos y Gran Bretaña en 2012. Como de costumbre no se ofrecerá traducción hasta que la edición se haya completado.

Soltera, creativa y directa
Se declara soltera por convicción y confiesa que, de haber tenido responsabilidades familiares, duda que hubiera dejado su trabajo en la administración pública. Siempre se ha negado a seguir tendencias literarias y su primer libro tardó cuatro largos años en ser una realidad. Se siente orgullosa de la “magnífica educación” del instituto de chicas en el que estudió, donde se daba por sentado que el hecho de ser mujer era irrelevante y lo que importaba era el talento y la excelencia. “Está claro que estos principios sustentan toda mi obra como escritora. En primer lugar escribo novelas; en segundo lugar, históricas”. En ese sentido, declara que sus herramientas son la gramática y el vocabulario, ya que la lengua y la literatura inglesas son los verdaderos fundamentos de su obra.
Lindsey Davis se muestra escéptica sobre la posibilidad de que algún día se haga una “buena película” sobre su personaje más celebre, Marco Didio Falco. “Los cineastas son demasiado arrogantes y les falta la capacidad intelectual para entender lo que realmente mueve los libros -lo que está detrás del texto-, que no es acción, sino la contemplación de la vida, de la sociedad romana, de nuestra propia sociedad y de la naturaleza humana”.
Hay una pregunta que los seguidores de la serie apenas se atreven a plantear: “¿Habrá más aventuras de Marco Didio Falco?”. La escritora no duda en aclarar la cuestión con su estilo directo. “Normalmente no suelo planear más de un libro por adelantado y la situación actual es complicada, ya que mi editor inglés se ha ido a otro sello. En todo caso necesito un descanso de Falco. Veinte libros representan una serie demasiado larga y actualmente disfruto mucho escribiendo sobre otros temas”. De cualquier manera, es innegable que Marco Didio Falco ha conquistado un imperio de lectores que lo seguirán hasta el fin, y que sobre la cabeza de Lindsey Davis luce la corona de laurel que reconocía el triunfo romano.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Autores, Libros, Opinión, Personal, Textos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s