De Grecia a Londres: los Juegos Olímpicos duraban sólo 5 días, era clave la participación de niños; se premiaba sólo al primer lugar

Fuente: cronica.com.mx

“¡Ya vienen los juegos! ¡Se acercan los juegos!”, gritaban los heraldos o espondóforos enviados desde Olimpia para anunciar lo que hoy conocemos como Juegos Olímpicos. Eso sucedía en el año 776 a.C. Hoy existe internet y toda la parafernalia comercial que los rodea. Así que en el recuento de los siglos, la cara de estos juegos se ha modificado notablemente. “En principio porque hoy sólo se  trata de una competencia donde importa el número de medallas”, señala Gabriel Sánchez Barragán, catedrático de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Pero hay otros cambios. En la antigüedad la participación de los niños era vital. Incluso durante el segundo día se realizaban las competencias infantiles con efebos de entre los 12 y 17 años, quienes practicaban las mismas pruebas de los adultos. Aunado a esto, los juegos sólo duraban cinco días —hoy, en Londres, serán 17 días—, no existían las medallas olímpicas ni los premios en efectivo, tampoco las competencias acuáticas y sólo se reconocía al primer lugar. “Para los griegos no existieron segundos ni terceros lugares”, detalla el experto a Crónica.

“Considero que sí ha cambiado el concepto de los juegos. Hoy es totalmente una competencia que busca el mayor número de medallas. Es lo único importante. Y aunque ya sabemos quiénes serán los punteros, en cada justa siempre se trata de ver las medallas y las competencias donde se gana porque no es lo mismo canotaje que cien metros planos”, dice.

Y aunque reconoció que desde la antigüedad, la carrera a pie ha sido considerada la prueba reina, en la era arcaica no se denigraba ni menospreciaba el resto de las competencias. “El ganador de la lucha grecorromana era distinguido por su fuerza y el de disco era aclamado por su agilidad y estética corporal…”

RAMAS DE OLIVO. Según el libro Historias y mitos de los Juegos Olímpicos de la Antigüedad, del catedrático griego Demetrio Frangos (1891-1981), quien también trabajó en la UNAM, las disciplinas deportivas que privaron en aquella época fueron: el pentatlón, que incluía competencias de salto, disco, carrera, jabalina y lucha, así como pugilato, pancracio, equitación y carrera de carros.

Estos juegos estaban dedicados a Zeus y antes de iniciadas las competencias, los sacerdotes enviaban a un niño —considerado el portador de la pureza y la inocencia— a cortar las ramas del olivo sagrado, en el  templo de Era, las cuales serían impuestas a los ganadores. Cabe señalar que paralelamente existieron los juegos píticos, nemeos, ístimicos y panateneos, entre otros, pero sin duda los más grandes fueron los de Olimpia.

Hacia el año 393 d.C., los Juegos Olímpicos de la antigüedad se extinguieron por numerosos motivos sociales, políticos y bélicos. Y fue hasta 1896 cuando el barón Pierre de Coubertine impulsó la institucionalización de los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna.

“Así que Coubertine trató de revivir los juegos con el espíritu original, con todo el espíritu helénico porque era un hombre del siglo XIX, forjado en el mundo de la idealización de edad antigua”, asegura el experto.

LAS SORPRESAS. Para Gabriel Sánchez Barragán la visión comercial que hoy circunda los Juegos Olímpicos sí ha afectado su espíritu y su esencia. Pero también le ha afectado la política, como sucedió en Berlín con Adolf Hitler o durante la guerra fría entre Estados Unidos y Rusia.

¿Por qué no aparecen competencias acuáticas en las olimpiadas antiguas?

No existieron competencias como clavados, natación o canotaje porque para los griegos el agua era algo cotidiano y no tenía ningún tipo de prestigio.

¿Cómo vería un competidor heleno los juegos modernos?

Se extrañaría de ver otras razas compitiendo y otros pueblos porque para ellos sólo los griegos podían participar en los juegos de Olimpia. Ningún extranjero podía hacerlo. Algunos reyes fueron invitados como Filipo de Macedonia, pero fue una cuestión política porque el hombre ya había conquistado Grecia.

También se extrañaría de las competencias para mujeres porque en su tiempo las justas para mujeres eran juegos alternos, los llamados Juegos Hereos, en honor a la diosa Era. Tampoco comprendería que existieran tantas competencias y que se desarrollaran por tantos días, ya que antiguamente sólo realizaban durante cinco días.

Y se sorprendería de que existieran medallas, podios y de que no existieran las competencias infantiles. Desde luego, no entendería la ausencia de religiosidad en la competencia, a menos que supusiéramos la “religiosidad deportiva”, apunta.

Así mismo recuerda que en la antigüedad sólo se imponía la corona de olivo al ganador y se le daban una palma mientras era vitoreado”. Los premios físicos eran posteriores, como la exención de impuestos u otras posesiones, pero esas le correspondían a la ciudad de donde provenía el competidor. Incluso su familia debía ofrecer un banquete en su honor.

“Lo importante para un atleta era llegar a Olimpia. Eso era lo maravilloso y en muchos casos el culmen de toda su carrera. Y estaba asociada a una religiosidad especial: ofrecer el sacrificio de su cuerpo y su esfuerzo a la divinidad, a Zeus. Hoy con el sentido mercantilista todo ha cambiado”, concluye.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Antigüedad, Curiosidades, Grecia, Historia, Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s