Archivo de la categoría: Estrenos

Los olvidados de Roma, de Robert C. Knapp

Fuente: fantasymundo.com

El profesor Knapp nos ofrece un variado retrato de la vida del pueblo romano, con un rigor que, sin caer en la erudición excesiva, permite al lector tener un amplio conocimiento de su vida cotidiana

Indica el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, en su primera acepción, que la historia es la “narración y exposición de los acontecimientos pasados y dignos de memoria, sean públicos o privados”. Estamos, pues, ante una acepción que parte de un matiz claramente subjetivo que resulta fundamental para la cabal comprensión de la materia: el acontecimiento ha de ser “digno de memoria”. Así, la esencia de la concepción tradicional de la historia, la conditio sine quae non para que la historia lo sea es que los hechos han de ser memorables. Y de ahí se plantea la siguiente pregunta directamente relacionada tanto con la autoría de la historia como con su objeto: ¿quién decide qué es memorable y qué no lo es?

Parece indudable que la historia la escriben los vencedores; los vencidos rara vez consiguen que su voz se escuche. Las clases populares, los desposeídos, los históricamente vencidos en la lucha de clases -el proceso histórico por excelencia- se mantienen forzosamente silentes o silenciados a la sombra de una Historia oficial con mayúsculas construida por las clases dominantes.

Así, la historia de todo tiempo y lugar se presenta ante todo como una elaboración de la elite, un mero retrato de lo que quiere mostrarnos. Eso explica que en muchas ocasiones se haya visto reducida a una mera sucesión de anécdotas de los notables, a una narración o un relato que se limita sólo a aquello que las clases hegemónicas quieren contarnos -habitualmente magnificando su gloria y minimizando, cuando no ocultando, sus miserias- empleando su propio lenguaje y perspectiva. Asistimos así a la construcción de un lenguaje y un relato demiúrgico: si no te nombro no has existido y si te nombro existirás por los siglos de los siglos como yo quiero que existas. ¡Vae victis!

Sin embargo, al lado de esa historia existe la historia cotidiana de las enormes mayorías que nunca han trascendido individualmente, pero que suponen la estructura real del mundo y cuyo conocimiento y estudio puede ayudarnos a entender mejor lo que en él ha ocurrido y por qué.

No podemos obviar que la construcción del relato histórico de esas mayorías silentes o silenciadas, una historia que pueda reflejar su cotidianeidad y permitirnos entender la realidad del proceso choca con una dificultad: el carácter limitado de las fuentes. En el caso del Mundo Antiguo tal circunstancia es palpable ya que hay relativamente pocas fuentes directas de esa inmensa mayoría y se enfrentan a una historia “oficial” o “tradicional” (disculpen las más que discutibles calificaciones) cuajada de excesivos tópicos y prejuicios respecto a la clases populares, consecuencia directa de esa visión que las elites pueden y quieren perpetuar.

Precisamente para aproximarnos a esa historia de las mayorías disponemos del libro del catedrático emérito de Historia antigua de Berkeley Robert C. Knapp, “Los Olvidados de Roma” (Ariel, disponible en FantasyTienda, dedicado a estudiar la vida cotidiana de las clases populares romanas (identificadas en el subtítulo como prostitutas, forajidos, esclavos, gladiadores y gente corriente). En esta obra el profesor Knapp pretende y, a mi juicio, consigue “desvelar y comprender cómo era la vida de la gente que vivía en Roma y su Imperio” que no formaba parte de la elite, es decir la historia de la gente corriente que formaba el 99,5% de la población del Imperio.

En esa difícil tarea es de destacar el hábil empleo de las fuentes disponibles, ya que, como el lector podrá comprobar, el autor ha recurrido al empleo conjunto de fuentes muy diversas que van desde las literarias procedentes de la propia elite (“El Asno de Oro”, “El Satiricón”, diversas obras sobre agricultura, el “Carmen Astrologicum”, diversos romances griegos, etc.), los textos del Nuevo Testamento (en tanto fuente histórica del siglo II d.C), o la literatura popular, al material epigráfico o los papiros procedentes de esa gran mayoría. Como el propio autor reconoce en su capítulo dedicado al tema “utilizadas en conjunto, todas nuestras fuentes nos permiten ver a los romanos invisibles”.

Partiendo de ese análisis de conjunto, el profesor Knapp nos ofrece un variado retrato de la vida del pueblo romano, con un rigor que, sin caer en la erudición excesiva, permite al lector tener un amplio conocimiento de la vida cotidiana en Roma. Ello exige que se hable de las cuestiones y personas más variadas, trazando una suerte de paisaje sociológico romano que permite entender su configuración y causas.

Así, por ejemplo, el lector puede conocer las condiciones de vida de los esclavos (como expone el autor, ciertamente muy variadas en función tanto de quien fuera el propietario como de las propias circunstancias personales del esclavo) y también el sentido económico y social de la institución y su relación directa con otras cuestiones sobre las que se sustentaba el orden social y moral romano y se construía la idiosincrasia de las masas. En este sentido, es inevitable trazar una directa relación entre una sociedad esclavista y la situación de sumisión en la que se encuentran las mujeres, o la relación entre el poder y la gran masa de proletarios desocupados que sobreviven en un mundo en el que la violencia y la superstición están a la orden del día y se asumen como algo natural, de modo tal que se hace perfectamente comprensible que la vida de soldado pueda resultar atractiva y más segura o que los gladiadores fueran ídolos de masas venerados y, hasta cierto punto, privilegiados.

El autor hace un verdadero esfuerzo por exponernos claramente esa realidad pero, con gran mérito, sin que se corra en ningún momento el riesgo de enjuiciar ese mundo romano tan distinto del nuestro. “Los Olvidados de Roma” consigue hacernos partícipes de un viaje al pasado que permite comprender y entender varios porqués y, al tiempo, librarnos de ciertas creencias que pueden haberse transmitido y que chocan con la realidad. A modo de ejemplo, la vívida descripción de los baños romanos nos pone ante un medio bastante menos apetecible de lo que cabría pensar. Del mismo modo, la palpable desconfianza hacia el poder y la justicia de las elites que tenía la gran masa del pueblo romano (más proclive a tomarse la justicia por su mano mediante linchamientos que a arriesgarse a recurrir a una autoridad que se ve como rapaz y prevaricadora) acaba en parte con la fetichización del orden romano y de un Derecho Romano que, realmente, sólo era útil a las elites.

De la clara exposición del libro resulte indudable que ese orden social se asumió en su momento como algo natural o consustancial a la naturaleza humana, algo con lo que se debe convivir y que se debe padecer. Pese a lo que pudiera parecer o nos gustaría creer, la esclavitud, violencia, situación de la mujer, etc. formaban parte de lo cotidiano, limitándose el común de los mortales a conducirse en ese marco, pero sin intentar cambiarlo. Dicho de otro modo: la conciencia de clase -de haberla- tenía un tinte fatalista y nada revolucionario; y los revolucionarios -de haberlos- pocas veces buscaban más que una inversión de términos, las más de las veces temporal, en un contexto en el que la movilidad social era más bien escasa.

El gran mérito de la obra es sin duda el transmitirnos todo eso con rigurosidad científica pero sin aridez, al tiempo que se toma conciencia de que, por muy alejados que puedan estar en el espacio y el tiempo, los olvidados de Roma eran personas que, como nosotros, amaban, sufrían, luchaban, tenían miedo, se alegraban, etc. Personas en el fondo ni muy distintas ni con preocupaciones muy diferentes, aunque a su modo y en su medio.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Actualidad, Antigüedad, Autores, Estrenos, Historia, Imperio Romano, Libros, Novedades, Roma, Vida cotidiana

Cien objetos para cambiar la Historia

Fuente: larazon.es

El Museo Británico quiere que la humanidad deje de contarse a través de sus batallas, por eso ha recopilado en un libro cien de sus piezas para explicar la relación del hombre con el poder, el dinero, la religión y el sexo

Como se sabe, son los vencedores los que escriben la historia, más aún cuando sólo saben escribir. Quienes están en el bando de los vencidos, aquellos cuyas sociedades son conquistadas o destruidas, a menudo únicamente disponen de sus objetos para contar su historia». Así de alto apunta el director del Museo Británico, Neil MacGregor, en el prólogo de «La historia del mundo en 100 objetos» (Debate),  un intento de epopeya científica, poética e idealista, coescrita junto alconservador Barrie Cook . En los cien capítulos de este volumen, cuyo origen fue una serie para la BBC, los conservadores del macromuseo inglés se valen de sus riquísimos fondos para dar voz a las culturas que fueron silenciadas en cada época: desde la invención de los utensilios que darían lugar a la agricultura en la Tanzania de hace casi dos millones de años a la lámpara solar que hace la vida un poco menos inhóspita a los habitantes de la Atlántida.

Poetas historiadores
«Toda historia es una creación poética», admite MacGregor durante la presentación del volumen a la Prensa española en Londres. Poética no quiere decir justa: «La Historia la ha escrito Europa, y el resto de los pueblos no aparecen hasta que interactúan con los europeos. Los objetos se ocupan de contarnos la otra parte», insiste MacGregor.  Con esta nueva perspectiva, podemos llegar a descubrimientos sorprendentes, como que África estuvo comerciando con territorios lejanos de ultramar a través del Océano Índico entre el 1000 y el 1500 o que la conquista española del Imperio Azteca ocultó ante los ojos de Occidente que éstos, a su vez, habían aplastado al pueblo huasteca.

Habrá quien crea que se trata de una ingeniosa idea para hacer de la necesidad virtud: el museo, consciente de que no posee obras pictóricas y escultóricas europeas posteriores al Renacimiento de la calidad del Louvre o El Prado, ha querido poner en valor sus objetos construyendo una historia alternativa del mundo, y, de paso, justificar que convivan en un mismo espacio lejos de su tierra esas valiosas piezas (desde el Egipto faraónico a la Grecia clásica sin olvidar las grandes dinastía orientales). MacGregor, por el contrario, justifica esta reconstrucción de la cronología de la Humanidad basándose  en dos ventajas comparativas: «No se trata de una Historia de batallas importantes o acontecimientos claves, ya que los objetos lo que cuentan es la que forma en que una sociedad piensa; y éstos, además, tienen un biografía. Durante cientos de años los objetos han viajado y todo eso se representa en ellos, que cuentan cómo ha cambiado el mundo». La Piedra Rosetta es un ejemplo de que la función de los objetos es muchas veces más importante que la pieza en sí. No sería el artículo que más colas genera en el museo, si no fuera porque conserva el mismo texto en griego clásico, egipcio antiguo y escritura jeroglífica, lo que permitió a los expertos descifrar algunos de los grandes misterios de la rica civilización de la orilla del Nilo.

Las devoluciones
Para evitar polémicas, los organizadores incluyeron opiniones provenientes de los países de origen de los objetos para, por ejemplo, saber su opinión sobre la permanencia de éstos en las dependencias del museo, aunque lo cierto es que hay pocas realmente críticas. MacGregor tampoco quiere pisar aguas pantanosas en este asunto. Cuando se le pregunta si los mármoles del Partenón o las esfinges faraónicas no estarían mejor en Grecia o Egipto responde así: «¿Es útil permitir que en un mismo lugar se puedan comparar todas las culturas? Sí», se pregunta y se responde el responsable.

Argumentos numéricos no le faltan, pues cada año atraviesan las puertas del edificio entre cinco y seis millones de visitantes que no pagan entrada, ya que en la orden fundacional del Parlamento, en plena época de la Ilustración, se decretó que fuera gratuito para británicos y foráneos. Tampoco se cansan de repetir sus responsables que, más allá de lo expuesto, una parte de los fondos se custodia en salas sólo abiertas para expertos de todo el mundo a las que acuden a investigar con regularidad. Otra posible divergencia con esta iniciativa es la selección de los objetos, pues las Islas Británicas están sobrerrepresentadas en ella frente a otras potencias históricas, como, por ejemplo, Francia, que apenas cuenta con uno: «Es obvio por qué aparecen más de estas tierras, porque la selección la hemos hecho nosotros, pero no todos los objetos que se sitúan en el mapa de las Islas Británicas son originarios de aquí, sólo fueron encontrados en esta parte del mundo», precisa.

La copa Warren
Como toda Historia se trenza cruzando el poder político, la religión y el dinero, pero aquí también tiene un lugar muy destacado el sexo, en todas sus variantes y conceptos: se incluye la estatuilla de los amantes de Ain Sakhri, que se considera la representación más antigua de una pareja practicando sexo, a la copa Warren, una pieza de vajilla de lujo romana que incluye escenas de amor homosexual en la Antigua Grecia a «En la aldea aburrida», de David Hockney, la única obra de un autor vivo que también representa una escena de cama. Y es que el hombre no vence sólo en el campo de batalla…

«La historia del mundo en 100 objetos»
Neil MacGregor
Debate
800 páginas, 43,90 euros

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Antigüedad, Civilizaciones, Estrenos, Historia, Libros, Museos, Novedades

La Ceca acogerá una exposición sobre ingenieria romana en España

Fuente: eladelantado.com

“Artifex” , que podrá visitarse del 5 de octubre al 6 de enero, acerca al público el legado técnico del mundo romano, donde el Acueducto de Segovia es uno de sus mayores exponentes

El Museo de la Casa de la Moneda de Segovia acogerá, del 5 de octubre al 6 de enero, la exposición “Artifex, Ingeniería romana en España”, que pretende acercar al público el amplio legado técnico del mundo romano, mostrando los saberes en los diversos campos de la tecnología y sus aplicaciones en la ingeniería civil. Se podrá visitar de miércoles a domingo de 10:00 a 18:00 horas. “Es una exposición de grandísima entidad”, comentó, el pasado viernes, la concejala de Turismo y Patrimonio Histórico, Claudia de Santos, que estuvo acompañada por el director de la Fundación Juanelo Turriano, Bernardo Revuelta, entidad que dirigió el proyecto científico de la muestra.
Calzadas, puentes, puertos, faros, acueductos o presas son obras de las que quedan en España abundantes vestigios y un rico patrimonio. Estos elementos revelan todo un entramado de infraestructuras esenciales en la organización, el abastecimiento y la extensión cultural y militar del Impero romano.
La exposición ha sido realizada por el Centro de Estudios Históricos de Obras Públicas y Urbanismo (CEHOPU) del CEDEX, organismo autónomo del Ministerio de Fomento. El proyecto científico fue dirigido por la Fundación Juanelo Turriano, actuando como comisario el catedrático de Estética e Historia de la Ingeniería Civil de la Universidad de Granada, Ignacio González Tascón.
La muestra ha recorrido gran parte de España desde el año 2002. El Museo de Prehistoria de Valencia, el Museo Arqueológico de Sevilla, el Puerto de Tarragona, el Museo de Arte Romano de Mérida o el Museo Arqueológico de Alicante son algunos de los museos que han acogido esta exitosa exposición, teniendo aproximadamente 100.000 visitantes en Madrid y 17.000 en Logroño.
Revuelta explicó que la exposición se organiza en cinco áreas temáticas en las que se muestran muchas de las grandes obras de la ingeniería romana en Hispania, así como las innovaciones y los avances experimentados en otros campos de la técnica, tales como la minería, la metalurgia o determinadas actividades preindustriales.
La primera parte, denominada “Construcción: materiales y maquinarias”, está dedicada a las principales técnicas y materiales empleados por los constructores romanos, deteniéndose en las grandes innovaciones y en ejemplos de la maquinaria e instrumental utilizado en las obras públicas.
El segundo área muestra “las comunicaciones”, como calzadas, puentes y puertos y trata de la construcción de infraestructuras para el transporte terrestre y marítimo, infraestructuras que hicieron posible la expansión militar, comercial, administrativa y cultural de Roma. Ejemplos de ello son los puentes de Mérida y Alcántara o las obras marítimas del muelle de Ampurias o la coruñesa Torre de Hércules.

Acueducto

La tercera parte de la exposición versa sobre la ciudad y su equipamiento: el abastecimiento de agua de las poblaciones y los sistemas de distribución, los acueductos, que además implican una variedad de obras y soluciones técnicas, tales como construcción de azudes y presas, canales abiertos, etc. Entre estas obras están las más célebres de la ingeniería romana en España, como la presa de Proserpina y el Acueducto de Segovia.
La Minería y Metalurgia son las protagonistas del cuarto apartado, en él se exponen las principales explotaciones de minerales metálicos de la Península Ibérica, así como los procedimientos empleados para su obtención y elaboración. Por último, cierra la exposición el área denominada Técnicas y artes industriales, dedicada a la industria de las salazones, a la fabricación del vidrio, a la elaboración de tintes o a la transformación de productos agrícolas.
De Santos indicó que esta exposición es una muestra más de la estrecha relación que existe entre la Real Casa de Moneda de Segovia y la Fundación Juanelo Turriano, que ha favorecido la firma del convenio de colaboración entre CEDEX y el Ayuntamiento de Segovia para la organización de la muestra.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Antigüedad, Estrenos, Exposiciones, Hispania Romana, Historia, Noticias, Novedades, Restos arqueológicos

La música de la antigua Grecia

Fuente: laverdad.es

Aunque es apenas conocida, desempeñó un papel muy importante en la cultura helénica

Hace tres años cumplí un sueño largamente acariciado desde mi juventud: visitar Grecia. En un breve viaje profesional, pude contemplar algunos de los más importantes vestigios de la admirable civilización helénica. Admiramos aquella cultura por sus elegantes edificios, refinadas esculturas, los delicados dibujos que decoran sus vasos, y sus bellas creaciones literarias, o sus profundas disquisiciones filosóficas. Pero siempre nos falta algo, que se ha perdido casi totalmente: su música. Ahora les propongo un curioso compacto del sello ‘harmonia mundi’, en el que el conjunto madrileño Atrium Musicae, bajo la dirección de Gregorio Paniagua, intenta la reconstrucción de algunos de estos sonidos. Así como las otras grandes creaciones del genio griego nos resultan, a las gentes de hoy, entrañablemente próximas, su música nos suena distinta y exótica: muy lejana de lo que estamos habituados escuchar. Seguramente la pérdida de la tradición musical griega hizo que se siguieran en Occidente derroteros mucho más alejados del modelo helénico, que en otros campos de la creación artística.

La música ocupaba un lugar muy destacado en la vida cotidiana de la antigua Hélade. Los testimonios son muchos. La mitología nos habla de la lira de Orfeo, la flauta de Pan y la Musa Callíope, protectora de la música. Las artes plásticas representan, a menudo, personajes que tañen instrumentos. Las tragedias y las comedias tenían partes cantadas. Se entonaban himnos de alabanza a los dioses y a los atletas victoriosos y hasta creo recordar que Platón recomienda, en su ‘República’, el sonido de ciertos instrumentos, para formar mejor el espíritu de los jóvenes. El grupo Atrium Musicae ha recogido los escasos testimonios de la música helénica, conservados en papiros, inscripciones y documentos copiados en los siglos posteriores. Uno de ellos es debido al erudito compositor y aristócrata Benedetto Marcello, a quien dedicábamos la página del pasado lunes. Sobre estos vestigios han realizado un cuidadoso trabajo de arqueología musical, para hacerlos sonar de nuevo. También aparece el único texto escrito que se conserva de la música romana: un fragmento de una comedia de Terencio. Nos informa Gregorio Paniagua, en el breve, pero interesante, estudio que acompaña al disco, que coexistían en la antigua Grecia dos notaciones musicales: la instrumental, de 15 signos, y la vocal, de 24. Raramente aparecen indicaciones rítmicas, y los intérpretes han de deducirlas de las palabras del texto. Las lagunas de los manuscritos las han colmado, continuando la línea melódica, cuando ésta permitía enlazar con el resto del fragmento, o introduciendo silencios, cuando ello no era posible. Han resucitado el sonido de liras, cítaras, monocordios, salterios, crótalos, timbales, flautas de distintos tipos y hasta del órgano hidráulico.

El resultado de tan complicado trabajo nos descoloca, porque, en algunos pasajes recuerda la música oriental, en otros la del Medievo cristiano y, en ciertos momentos, los cánticos litúrgicos de la Iglesia ortodoxa, sin que podamos adscribirlos rotundamente a ninguno de ellos. Pero lo que más sorprende es la poderosa, a veces desgarradora, tensión que revelan las melodías, insospechada en una cultura a la que siempre consideramos asentada sobre el orden, la mesura y el equilibrio. En la mente de los antiguos helenos, como seguramente en la de todos los pueblos, no imperaba tan sólo el ‘logos’, la razón, sino también la pasión, el ‘pathos’: la conocida contraposición de Nietzche entre Apolo y Dionisios. Quizá, si volviéramos a ver las maravillosas esculturas y los templos de la antigua Grecia, no en su blanca serenidad marmórea actual, sino en su estado original, pintados de brillantes colorines, tendríamos una apreciación muy distinta, y más inquietante, sobre aquel pueblo que trazó los derroteros de la cultura occidental.

FICHA DISCOGRÁFICA

MÚSICA DE LA GRECIA ANTIGUA

Atrium Musicae de Madrid

Gregorio Paniagua, Beatriz Amo, Eduardo Paniagua, Pablo Cano, Luis Paniagua, Máximo Pradera, Carlos Paniagua.

Dirección y realización: Carlos Paniagua.

Harmonia mundi ADD 7 94881 60162 2

Un disco compacto

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Antigüedad, Estrenos, Grecia, Música, Novedades, Recreaciones

Una recreación virtual de Emérita Augusta permitirá visitar la antigua ciudad romana a través de internet

Fuente: europapress.es

Una recreación virtual de Emérita Augusta permitirá visitar la antigua ciudad romana a través de internet, como iniciativa que se enmarca dentro de un convenio de colaboración firmado por la Fundación Telefónica y el Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida mediante la cual se ha digitalizado para su divulgación el patrimonio de la capital extremeña.

Este miércoles ha sido presentado este proyecto, que ha contado con tres fases, y que ha permitido que monumentos como el Teatro Romano de Mérida, el acueducto, los puentes, el Circo Romano o el Foro Municipal hayan sido digitalizados para ser contemplados desde la pantalla de un ordenador.

La recreación se enmarca en el programa ‘arsVirtual’ de la Fundación Telefónica, un proyecto que se sirve de las nuevas tecnologías de la información para que los ciudadanos puedan visitar de manera interactiva y en 3D más de 35 monumentos del patrimonio español, latinoamericano y marroquí y desde ahora también el de Mérida.

A la presentación de la recreación de Emérita Augusta ha asistido la directora general de Turismo del Gobierno de Extremadura, Elisa Cruz, quien ha abogado por conjugar las nuevas tecnologías con el turismo para que internet se convierta en una “ventana al mundo” desde la cual contemplar el patrimonio.

DIFUSIÓN DEL PATRIMONIO

Por su parte la directora general de Patrimonio, Pilar Merino, quien también ha asistido al acto, ha destacado que la difusión del patrimonio es “objetivo prioritario” al tiempo que ha resaltado que este proyecto es fruto de la colaboración de dos instituciones que han sumado esfuerzos para hacerlo posible.

Ha subrayado que se trata de una herramienta de “enorme potencial” debido no solo de difusión del patrimonio que con ella se puede hacer, sino también a su utilización como “aplicación didáctica”. Así también ha apuntado que se trata de una “ventana” a través de la cual se puede acceder al patrimonio de Mérida en cuatro idiomas: español, inglés, portugués y francés.

La directora general de Patrimonio ha apuntado que este proyecto “interesa” a la comunidad científica, ha señalado en este sentido que las recreaciones que contiene no están reñidas con el “rigor y el carácter científico”, al tiempo que ha recordado su “vertiente pedagógica”.

VISITAR MÉRIDA DESDE CASA

A la presentación del proyecto ha acudido también la directora del área de Arte y Tecnología de la Fundación Telefónica, Laura Fernández, quien ha informado que desde este pasado martes los ciudadanos pueden acceder desde casa al patrimonio de la Mérida romana a través del portal web http://www.arsvirtual.com.

La recreación de la ciudad, ha explicado, se ha desarrollado con la “ayuda” de un equipo de arqueólogos que ha permitido determinar cómo eran las construcciones en Emérita Augusta. De igual modo ha añadido que quienes accedan a la página web se encontrarán también con “documentación rigurosa” sobre los monumentos así como su ubicación y fotos con detalles.

En relación a la visita virtual, ésta puede realizarse de dos modos: una primera parándose en cada monumento y contemplándolo en 360º, “tal cual era”, ha dicho, en el momento en el que fue construido y otra “general” que, a su juicio, es “lo más espectacular” en la que a vista de pájaro se puede recorrer la ciudad.

A la presentación de este proyecto, que ha tenido lugar en la Sala Decumanus de Mérida, han asistido también el segundo teniente de alcalde del Ayuntamiento de Mérida, Fernando Manzano; y el director de Telefónica en Extremadura, Miguel Ángel Pérez Polo.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Antigüedad, Emérita Augusta, Estrenos, Hispania Romana, Historia, Imperio Romano, Noticias, Novedades, Restos arqueológicos, Yacimientos

‘Spartacus’ antes de ‘Spartacus’

Fuente: elmundo.es

El poder y la ambición de los gladiadores liderados por el joven Batiatus son algunos de los ingredientes con los que se presenta ‘Spartacus: dioses de la arena’, precuela de ‘Spartacus: sangre y arena’, que se estrena esta noche en Cuatro a las 22.30 horas.

Ambientada cinco años antes de la llegada a Capua de ‘Spartacus’, su anterior protagonista, Gannicus, el aspirante más codiciado de la escuela de luchadores, encarnado por el actor Dustin Clare, llevará las riendas de esta nueva lucha por la gloria.

En esta averntura tiene mucho que ver Batiatus, que ha heredado la mejor escuela de gladiadores del imperio romano y que, con la ayuda de su esposa Lucrecia, interpretada por Lucy Lawless, tratacde hacerse con el poder para que sus luchadores sean los más codiciados.

La ficción, que consta de seis entregas, es la precuela de ‘Spartacus: sangre y arena’, que ya estrenó Cuatro protagonizada por el fallecido Andy Whitfield.

En su primer episodio Batiatus paga una elevada suma de dinero por Crixus, un esclavo galo con un gran potencial como gladiador, mientras Lucrecia recibe la repentina visita de Gaia, una vieja amiga que disfruta de las fiestas y lleva una lujuriosa vida.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Cine, Estrenos, Noticias, Novedades, Recreaciones

Sagunt acoge por vez primera la final del concurso nacional de teatro grecolatino

Fuente: levante-emv.com

Grupos de Zaragoza, Málaga, Badajoz o Madrid actuarán el próximo viernes en el Teatro Romano

El Teatro Romano de Sagunt volverá a convertirse en la capital de las artes escénicas grecolatinas la próxima semana, cuando está previsto que se celebre la fase final del VII concurso nacional organizadopor la subdirección general de Cooperación Territorial del Ministerio de Educación y Cultura.


Este evento, que tendrá lugar el próximo viernes con entrada libre y gratuita, incluye en su programa grupos de Alacant, Zaragoza, Málaga, Badajoz o Madrid, que representarán Medea de Eurípides, Truculentos y La comedia de la olla de Plauto, así como Penélope y sus doce criadas de Margaret Atwood. Esta sesión casi continua, que se celebra por vez primera en la capital de El Camp de Morvedre, se abrirá a las 10 y se cerrará a las 19.30 horas con los premios.
Además de la actividad que tendrá lugar en el Teatro, la Saguntina Domus Baebia, aula estable de interpretación del mundo grecolatino, tendrá sus puertas abiertas en una jornada en la que también se podrá visitar la exposición Vestuario y atrezzo de la tragedia griega, así como los restos de una calzada y una domus romanas, que recientemente se han puesto en valor como espacios arqueológicos.
Este evento supone un premio al esfuerzo divulgativo de la cultura clásica a cargo de Prósopon, Ludere et discere, Saguntina Domus Baebia, Euroclassica, el Ayuntamiento de Sagunt y la Conselleria de Educación.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Antigüedad, Asociaciones, Estrenos, Festival de Teatro, Grecia, Noticias, Roma, Teatro