Archivo de la categoría: Mediterráneo

Fidelidad con Aníbal y Escipión

Fuente: laopiniondemurcia.es

Tropas y Legiones coinciden en que el lleno absoluto que registraron todos los actos durante las fiestas son el mejor termómetro para Carthagineses y Romanos

La multitudinaria respuesta del público que abarrotó los principales actos de tropas y legiones durante las fiestas de Carthagineses y Romanos es el mejor medidor para los festeros, quienes consideran que el balance de este año es muy positivo. El presidente de la Federación, Antonio Madrid, destacó ayer que en todos los actos «el lleno de público era absoluto y había mucha gente de pie. Pese a las adversidades económicas, el balance es positivo».

Asimismo, Madrid se refirió a la celebración de la Gran Batalla, que se celebró el domingo en lugar del viernes –fiesta local– debido a la lluvia. «Ha sido muy novedosa. Por primera vez han estado trabajando juntos el Consejo Carthaginés y el Senado Romano y se ha notado mucho en la puesta en escena».

Aunque admitió que «puede que el consumo en las barras del campamento haya disminuido un poco, al igual que ocurre en la ciudad. Han sido diez días intensos de fiestas y eso se nota en los bolsillos», añadió que «el campamento de día va a en aumento. Durante los últimos tres años cada vez acude más público».

Por otra parte, el presidente de Tropas y Legiones, Antonio Madrid, señaló que aunque de lunes a miércoles suelen ser días más flojos, este año han tenido mucho éxito las bodas que celebraron los carthagineses el lunes –día en que se casaron más de mil parejas– y el Feria Latino del miércoles. Sobre la posibilidad de que se amplíe el escenario del puerto el próximo año para que acoja mayor número de espectadores, dijo: «Es pronto para analizar. Cuesta mucho dinero y los últimos años vamos a la baja».

Del mismo modo, el sufeta carthaginés, Ramón Jerez, aseguró: «El balance es muy positivo, lo ha dicho el público que es el mejor termómetro para saber si hemos sabido conectar con el público. La gente se quedaba hasta el final de los actos. Además, en la batalla se ha notado el trabajo conjunto. Antes era el Senado el que la organizaba y nosotros eramos unos meros invitados, pero este año hemos sido copartícipes y coorganizadores. La escenificación ha sido muy interesante y ambas partes hemos tenido protagonismo en este acto que es el eje central de las fiestas. Hubo algunos miembros de las tropas que no pudieron participar en la batalla porque son gente que vive fuera y el domingo se tenían que marchar». Jerez también señaló la gran afluencia de público que con su presencia respaldó los actos de la Fundación de Qart Hadast, el Oráculo de Tanit y las Bodas de Aníbal e Himilce.

Por su parte, el presidente del Senado, Julio Guillamón, hizo hincapié en que el cambio de fecha de la batalla «pasó de ser un contratiempo a convertirse en un acierto. El aforo estaba completo y eso que se avisó con sólo un día de antelación. Quizá tendríamos que pensarlo. Sí es cierto que el miércoles flojeó el acto de Emilia Paula, pero quizá es culpa nuestra al ponerlo a las ocho de la tarde, en lugar de a las nueve». Guillamón admitió que este año «sí se ha notado menos gente por la noche en el campamento, pero en cambio durante el día ha sido un éxito».
A su vez, la presidenta de la Asociación de Hoteleros de Cartagena, Eva Gargallo, señaló que el nivel de ocupación durante las fiesta ha sido del 33% en los tres hoteles que hay fuera del centro y del 55% en los cinco restantes. Ha habido muchas salidas anticipadas y anulaciones por culpa del tiempo».

Deja un comentario

Archivado bajo Actores, Actualidad, Antigüedad, Asociaciones, Fiestas romanas, Hispania Romana, Historia, Imperio Romano, Mediterráneo, Recreaciones

Escipión y la doble corona mural

Fuente: laverdad.es

No fue cartagenero, pero su presencia en Cartagena fue de singular relieve en lo concerniente a su historia. Se trata de Publio Cornelio Escipión, al que la ciudad le dedicó una calle. Subiendo una abrupta cuesta, se llega a esta calle por un callejón sin nombre -antiguamente el Cuartelillo- que nace en la acera de la derecha de la calle de Gisbert, callejón que antes de hacer la apertura de esta calle, estaba a piso plano en lo que se llamó calle de San Leandro.

Federico Casal escribió que no puede denominarse como calle la fila de casas de planta baja que existen por encima de los patios de las Escuelas Graduadas, que no figura en las Ordenanzas Municipales, y que todavía conserva el nombre de Escipión, por ser la acera derecha de la calle que así se tituló y desapareció al hacer la apertura de Gisbert. Se le dio ese nombre en recuerdo y conmemoración del general romano Publio Cornelio Escipión que en siglo III antes de Jesucristo arrancó a Carthago Nova del poder de los cartagineses desde que la reedificara Asdrúbal.

La calle y plaza de Escipión fueron el centro y las más importantes del barrio llamado de Ifre, vulgarmente Mundo Nuevo, y gozaba de cierta popularidad por la clase de gente de mal vivir y conducta sospechosa que por aquellas alturas moraban y daban a las autoridades bastante que trabajar por los tumultos y escándalos que acaecían continuamente.

Según refería Eduardo Cañabate, sabía Escipión que esta plaza contenía el tesoro de sus enemigos, el fondeadero de sus escuadras, el mayor cuartel de sus tropas y la prisión de los rehenes de las ciudades españolas tributarias y aliadas de la República Cartaginesa. Publio Cornelio Escipión, que tenía 27 años cuando llegó a España, ambicioso de gloria y sediento de venganza por la muerte de su padre y de su tío, comprendió que más que en las riberas del Ebro estaba en Cartagena la clave de la salvación de la República Romana, y que mientras estuviera en poder de los cartagineses el insigne puerto y la inexpugnable fortaleza de Carthago Nova, el peligro de Roma sería inminente. Guardó sobre su atrevido plan una absoluta reserva que tan sólo comunicó a su íntimo amigo Cayo Lelio, que como comandante de la escuadra romana debía tomar una importante parte en su ejecución.

Conquistó a los pobladores

Ambos atacaron la plaza y fueron hechos prisioneros 9.000 ciudadanos libres que Escipión, usando de su liberalidad, puso en libertad devolviéndoles la posesión de sus bienes, con lo que conquistó la fidelidad de todos. Retuvo solamente, y esto de forma accidental, a 2.000 artesanos que ocupaban los cartagineses en la construcción de armas y en las faenas de astilleros y manejo de naves, ofreciéndoles la libertad si con buena voluntad sabían ganársela. Ofreció igualmente la libertad a los esclavos jóvenes y vigorosos..

Al gobernador Magón, junto con sus oficiales, dos miembros del Consejo de Ancianos y más de una docena de Senadores les puso bajo la custodia de Cayo Lelio en una de sus galeras.

Se registró también en la conquista de Cartagena otro suceso que acreditó a Escipión como gran diplomático y produjo la admiración de amigos y enemigos, fue alabado por el Senado y ocasionó en Roma profundo asombro dadas ciertas bárbaras costumbres de aquel pueblo que llamaba bárbaros a los que no eran ciudadanos romanos. Se trata de la continencia de Escipión, hecho que narra Tito Livio. Los protagonistas fueron una princesa joven, de tan peregrina belleza que atraía todas las miradas a su paso. Era la prometida de un Jefe de Celtíberos llamado Alucio. La respetó y la entregó a su prometido. Aceptó, ante la insistencia de los padres de la princesa, un rescate, pero hizo colocar el oro a sus pies y dirigiéndose a Alucio le dijo: «Además de la dote que recibirás de tu suegro, recibe de mí este regalo de boda», invitándole en el acto a que hiciese retirar el oro y que dispusiese de él como suyo. Este episodio está conmemorado en un cuadro del siglo XV, catalogado como de la escuela de Umbría y procedente de los Talleres de Bernardino Betti, conocido por el ‘Pinturicchio’, quien floreció entre 1457 y 1513. Se encuentra en el Museo del Prado y una copia, encargada por el alcalde Alfonso Torres al pintor cartagenero Vicente Ros, está en el Ayuntamiento con el título de ‘La continencia de Escipión’.

Era costumbre entre los romanos premiar con coronas a los soldados que más se distinguían en cualquier hecho de armas. La corona castrense tenía la forma de un vallado y se otorgaba al soldado que durante el combate había sido el primero en penetrar en el campo enemigo. La corona naval o ‘rostrita’ se concedía al primero que abordaba la galera enemiga y estaba caracterizada por proas de embarcaciones. La corona de ‘césped o gramínica’ se daba a quien había salvado un ejército de algún peligro o a una ciudad asaltada, y en este caso se llamaba ‘obsidional’. La corona ‘cívica’, tejida con hojas de carrasca, se concedía a quien había arrancado al enemigo algún ciudadano romano y, por último, la corona ‘mural’ estaba almenada y se otorgaba por el general de un ejército al primer guerrero que asaltaba una fortaleza defendida por el enemigo.

Hechas por Escipión las investigaciones necesarias para conceder el alto honor de la corona mural tuvo la sorpresa de saber que la distinguida recompensa era solicitada por dos soldados: un infante y un marino.

Perplejo quedó Escipión. Mandó acudir a su presencia representantes de ambos bandos y oídas atentamente sus razones quedó convencido de la justicia que asistía al infante Quinto Trebelio, centurión de la Legión IV, y a un marinero de la flota de Lelio, llamado Sexto Digicio. Escipión ordenó que, sin perder tiempo y con el ceremonial de costumbre, le fuese dada a cada pretendiente una corona mural, ganando el afecto y simpatía de sus soldados. A Cayo Lelio le regaló en nombre del Senado una Corona Naval.

La conquista de Carthago Nova costó dos coronas murales. Ello concede a Cartagena el singular privilegio de que en su escudo pudiese lucir una doble corona mural. lmente arruinado, como se recuerda cada año en las fiestas de Carthagineses y Romanos.

Deja un comentario

Archivado bajo Actores, Actualidad, Antigüedad, Fiestas romanas, Hispania Romana, Historia, Imperio Romano, Mediterráneo, Personajes, Recreaciones, Restos arqueológicos

Los romanos lucen con orgullo su triunfo

Fuente: laopiniondemurcia.es

Cientos de ciudadanos observan el desfile de la victoria romana que muestra a las legiones en toda su espectacularidad y que cierran las Fuerzas de Choque Extraordionarii

Dos días más tarde de lo programado, pero ayer las legiones de Escipión pudieron finalmente exhibir sus máximos honores en el desfile de la victoria romana tras la batalla por Qart Hadast. Así, las huestes del general romano partieron desde la plaza del Ayuntamiento en dirección al campamento festero pasando por las calles Mayor, Puerta de Murcia, Carmen, plaza de España, alameda de San Antón y Soldado Rosique.

Lo popular y los sabio, recogidos en grupos como Senadores Patricios o Magistrados de Roma; lo salvaje y lo exótico, cobrando vida al paso de las Amazonas de Capadocia; lo militar, en II Navalis, Guardia Pretoriana y la legión de Escipión; y, finalmente, lo espectacular, en el paso de las Fuerzas de Choque Extraordinarii, que volvieron a cerrar el recorrido, fueron los aspectos más destacados entre los cientos de personas que presenciaron la marcha triunfante del general romano.

Antes del desfile, las huestes de Escipión protagonizaron otro acto del programa festero con el desembarco de la armada en el Puerto de la ciudad, recreando la llegada de las fuerzas navales que, finalmente, serían definitivas para la victoria.

Los navegantes, nada más desembarcar se dirigieron a la batalla. Ya por la noche, el escenario del campamento festero acogió los actos que el pasado año, como hasta entonces era acostumbrado, se llevaban a cabo en la Cuesta del Batel, tras el enfrentamiento entre carthagineses y romanos. Así, las legiones escenificaron la liberación de los rehenes, la entrega de la doble corona mural a los generales Sexto Digicio y Quinto Trebelio, por ser los primeros en tomar la ciudad; y la proclamación de la ley romana sobre el límite, ya que justo después era el momento de apagar el fuego sagrado y de encender el castillo de fuegos artificiales que ponía el cierre a la vigésimo tercera edición de Carthagineses y Romanos.

Deja un comentario

Archivado bajo Actores, Actualidad, Antigüedad, Fiestas romanas, Hispania Romana, Mediterráneo, Noticias, Personajes, Recreaciones

Suspendidos todos los actos de Carthagineses y Romanos por la lluvia

Fuente: laverdad.es

28/09/2012

La Federación decide trasladar al domingo el desembarco, la batalla, el desfile y la liberación de los rehenes de Carthago a la misma hora

La Federación de Carthagineses y Romanos ha decidido esta mañana suspender todos los actos previstos para hoy debido a la lluvia que se espera que caiga esta tarde y trasladarlos al domingo a la misma hora, excepto la batalla deportiva marítima que no se celebrará, por cuestiones que no han sido precisadas.

Los miembros de la federación se han reunido sobre las diez de la mañana para evaluar el estado de tiempo y las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología, que anuncian que hasta las seis de la tarde hay un 95% de probabilidad de que llueva y a partir de esa hora y hasta las doce de la noche un 85%.

La decisión ha sido consensuada y anunciada sobre las once y media de la mañana. La Federación quiere evitar que debido al mal tiempo los actos queden deslucidos, de ahí que se hayan suspendido. Según un portavoz de ese colectivo, la decisión de trasladar los actos al domingo y no a mañana, se debe a que al ser el último día de fiestas no hay casi actos y a que la intensa lluvia que ha caído esta mañana y la que se espera durante todo el día, hará impracticable la zona donde se celebra la batalla.

Así, el próximo domingo a las 17.15 horas será el desembarco de la armada romana en la Escala Real del puerto; a las 18 horas se celebrará la gran batalla por la toma de Qart-Hadast; a las 20 horas el gran desfile militar por la victoria, a las 21,15 horas, la liberación de los rehenes de Carthago, la entrega de las dos coronas murales y la proclamación de la ley de Roma; a las 23 horas será el apagado del fuego sagrado y a las 24, el castillo de fuegos artificiales.

Deja un comentario

Archivado bajo Actores, Actualidad, Antigüedad, Asociaciones, Fiestas romanas, Hispania Romana, Historia, Imperio Romano, Mediterráneo, Novedades, Recreaciones

La música de la antigua Grecia

Fuente: laverdad.es

Casi no conocemos nada de la música helénica, que desempeñó un papel muy importante en la vida cultural de aquel pueblo

Hace tres años cumplí un sueño largamente acariciado desde mi juventud: visitar Grecia. En un breve viaje profesional pude contemplar algunos de los más importantes vestigios de la admirable civilización helénica. Admiramos aquella cultura por sus elegantes edificios, refinadas esculturas, los delicados dibujos que decoran sus vasos, y sus bellas creaciones literarias o sus profundas disquisiciones filosóficas. Pero siempre nos falta algo que se ha perdido casi totalmente: su música. Ahora les propongo un curioso compacto del sello ‘harmonia mundi’, en el que el conjunto madrileño Atrium Musicae, bajo la dirección de Gregorio Paniagua, intenta la reconstrucción de algunos de estos sonidos. Así como las otras grandes creaciones del genio griego, nos resultan, a las gentes de hoy, entrañablemente próximas, su música nos suena distinta y exótica: muy lejana de lo que estamos habituados a escuchar. Seguramente la pérdida de la tradición musical griega hizo que se siguieran en Occidente derroteros mucho más alejados del modelo helénico que en otros campos de la creación artística.

La música ocupaba un lugar muy destacado en la vida cotidiana de la antigua Hélade. Los testimonios son muchos. La mitología nos habla de la lira de Orfeo, la flauta de Pan y la Musa Callíope, protectora de la música. Las artes plásticas representan, a menudo, personajes que tañen instrumentos. Las tragedias y las comedias tenían partes cantadas. Se entonaban himnos de alabanza a los dioses y a los atletas victoriosos, y hasta creo recordar que Platón recomienda, en su ‘República’, el sonido de ciertos instrumentos para formar mejor el espíritu de los jóvenes. El grupo Atrium Musicae ha recogido los escasos testimonios de la música helénica, conservados en papiros, inscripciones y documentos copiados en los siglos posteriores. Uno de ellos es debido al erudito compositor y aristócrata Benedetto Marcello, a quien dedicábamos la página del pasado lunes. Sobre estos vestigios han realizado un cuidadoso trabajo de arqueología musical, para hacerlos sonar de nuevo. También aparece el único texto escrito que se conserva de la música romana: un fragmento de una comedia de Terencio. Nos informa Gregorio Paniagua, en el breve, pero interesante, estudio que acompaña al disco, que coexistían en la antigua Grecia dos notaciones musicales: la instrumental, de 15 signos, y la vocal, de 24. Raramente aparecen indicaciones rítmicas, y los intérpretes han de deducirlas de las palabras del texto. Las lagunas de los manuscritos las han colmado, continuando la línea melódica, cuando ésta permitía enlazar con el resto del fragmento, o introduciendo silencios, cuando ello no era posible. Han resucitado el sonido de liras, cítaras, monocordios, salterios, crótalos, timbales, flautas de distintos tipos y hasta del órgano hidráulico.

El resultado de tan complicado trabajo nos descoloca, porque, en algunos pasajes recuerda a la música oriental, en otros la del Medievo cristiano y, en ciertos momentos, los cánticos litúrgicos de la Iglesia ortodoxa, sin que podamos adscribirlos rotundamente a ninguno de ellos. Pero lo que más sorprende es la poderosa, a veces desgarradora, tensión que revelan las melodías, insospechada en una cultura, a la que siempre consideramos asentada sobre el orden, la mesura y el equilibrio. En la mente de los antiguos helenos, como seguramente en la de todos los pueblos, no imperaba tan solo el ‘logos’, la razón, sino también la pasión, el ‘pathos’: la conocida contraposición de Nietzsche entre Apolo y Dionisos. Quizá, si volviéramos a ver las maravillosas esculturas y los templos de la antigua Grecia, no en su blanca serenidad marmórea actual, sino en su estado original, pintados de brillantes colorines, tendríamos una apreciación muy distinta, y más inquietante sobre aquel pueblo que trazó los derroteros de la cultura occidental.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Antigüedad, Grecia, Historia, Música, Mediterráneo

Los festeros se preparan para celebrar la Batalla el domingo ante el riesgo de lluvia

Fuente: laopiniondemurcia.es

La posibilidad de precipitaciones para la tarde de mañana es del 85%, por lo que han avisado del posible cambio a los especialistas

Iba a ser el día eliminado del calendario de las fiestas de Carthagineses y Romanos de este año y puede convertirse en la jornada en la que se celebre el que para muchos es el acto más espectacular de las mismas. El riesgo de precipitaciones en Cartagena para la tarde en la que se desarrolla la Batalla es del 85%. «No nos libramos», se teme el presidente del Senado, Julio Guillamón, quien añade que, por esta razón, ya han puesto en marcha un plan B para que la ciudad no se quede sin el principal evento de sus fiestas.

Un portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología fue contundente. «Habrá lluvias intensas durante todo el viernes y también el sábado por la mañana», apuntó.

Así las cosas, el presidente del Senado Romano y sus colaboradores se pusieron ayer en contacto con todos los actores y especialistas que van a participar en la Batalla y les plantearon la posibilidad de que se trasladara del viernes al domingo por la tarde. «No nos han puesto ninguna pega. Esta todo perfectamente trazado y planeado para cambiar el acto de día si fuese necesario. De todos modos, no hemos tomado ninguna decisión todavía y esperaremos hasta el jueves por la tarde para hacerlo. A los festeros que participan es fácil comunicárselo y tendremos que consensuar cualquier decisión con la Federación y con el Consejo carthaginés», resaltó Guillamón.

Por su parte, el presidente de la Federación, Antonio Madrid, dijo que no hay nada decidido y se mostró confiado en que las previsiones meteorológicas no se cumplan y todos los actos, incluido el de la Batalla, se pueda celebrar sin incidentes. Madrid llevaba ayer un paraguas oculto bajo su traje. «Es para espantar al mal tiempo», bromeó.

El presidente de los festeros dijo que esta tarde se reunirán de urgencia los directivos de la Federación con los del Consejo carthaginés y el Senado romano, así como con los representantes del Ayuntamiento, para tomar una decisión una vez se conozcan las previsiones a un día.
Lo que más preocupa a los festeros es que la lluvia afecta a la Batalla, pero también existe riesgo para el desembarco de las tropas de Aníbal y el desfile de los carthagineses que se celebra esta tarde, ya que las previsiones apuntan a que será un día nuboso con una probabilidad de precipitaciones del 20%. Se prevé que el tiempo mejore a partir del sábado por la tarde, por lo que parece que no habrá variaciones en el gran desfile general de tropas y legiones de ese día.

Deja un comentario

Archivado bajo Actores, Actualidad, Antigüedad, Asociaciones, Fiestas romanas, Hispania Romana, Historia, Imperio Romano, Mediterráneo, Personajes, Recreaciones

Niños que dan guerra

Fuente: laopiniondemurcia.es

Decenas de pequeños festeros invadieron ayer el campamento de tropas y legiones y las atracciones de la feria para convertirse en futuros seguidores de los generales Aníbal y Escipión

Un tropel de niños siguiendo las indicaciones de Amílcar juraron ayer su odio eterno a Roma durante la celebración de las Pruebas de Aspar, un acto en el que los pequeños cobran protagonismo, ya que ante todo es una gran fiesta infantil. Subidos en un elefante de cartón piedra, Elena Solano de diez años ­–de la Guardia de Tanit– y Jesús Zamora de ocho años ­–de los Navegantes de Bomilcar– iniciaron el desfile en su papel de Aníbal e Himilce desde la puerta del Cartagonova hasta la calle carthaginesa del campamento.

Mientras los niños seguían las indicaciones de Mariana Guirao e Isabel Ruiz, coordinadoras del acto, a escasos metros cientos de niños se divertían en las atracciones de la feria que ayer tenía grandes colas ya que las entradas tenían una rebaja del 50% para los más pequeños. El Ala Delta ­–una gran montaña rusa– es una de las más aclamadas por los chavales.

Ajenos al bullicio de la feria, en el interior de la caseta de los Caballeros e Isis de Carthago, los niños, que son la cantera de los futuros guerreros de Carthagineses y Romanos– fueron bendecidos por el sumo sacerdote, que también estuvo representado por un niño. El único adulto que participó en la representación fue Amílcar y en ese momento, Jesús Zamora hizo el papel de Aspar, en memoria del juramento.

Deja un comentario

Archivado bajo Actores, Actualidad, Antigüedad, Asociaciones, Fiestas romanas, Hispania Romana, Historia, Imperio Romano, Mediterráneo, Personajes, Recreaciones