Archivo de la categoría: Personajes

Avance capítulo 5 ‘LA MÁSCARA’ De Imperium

Fuente: antena3.com

Cora no parará hasta descubrir la verdad

Sin Galba presionándola, Cora avanza en su investigación para liberar a su padre mientras intenta olvidar que cometió el error de besar a Tito. La única pista que tenía, un militar llamado Mario Terentio Ruga, antiguo aliado de Galba, ha aparecido muerto en extrañas circunstancias. Cora sabe que algo no encaja en esa muerte y no parará hasta descubrir la verdad.

AVANCE CAPÍTULO 5 ‘LA MÁSCARA’

Galba va a ser juzgado en el senado por el asesinato del hijo de Claudia, Cayo. Un asesinato que ordenó al descubrir que no era su hijo. Lo que nadie sabe es que el bebé nunca fue asesinado. Al descubrirse esta información, comenzará una lucha por hacerse con ese niño. Él es lo único que separa a Galba de una condena segura.

El marido de Cordelia, Sila, decide escalar puestos en la familia auspiciado por el consejo de su madre, Casia, que está dispuesta a descubrir el secreto que Craso y Cordelia ocultan con tal de hacer que su hijo prospere.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actores, Actualidad, Antigüedad, Imperio Romano, Latín, Noticias, Novedades, Personajes, Recreaciones, Roma

Escipión y la doble corona mural

Fuente: laverdad.es

No fue cartagenero, pero su presencia en Cartagena fue de singular relieve en lo concerniente a su historia. Se trata de Publio Cornelio Escipión, al que la ciudad le dedicó una calle. Subiendo una abrupta cuesta, se llega a esta calle por un callejón sin nombre -antiguamente el Cuartelillo- que nace en la acera de la derecha de la calle de Gisbert, callejón que antes de hacer la apertura de esta calle, estaba a piso plano en lo que se llamó calle de San Leandro.

Federico Casal escribió que no puede denominarse como calle la fila de casas de planta baja que existen por encima de los patios de las Escuelas Graduadas, que no figura en las Ordenanzas Municipales, y que todavía conserva el nombre de Escipión, por ser la acera derecha de la calle que así se tituló y desapareció al hacer la apertura de Gisbert. Se le dio ese nombre en recuerdo y conmemoración del general romano Publio Cornelio Escipión que en siglo III antes de Jesucristo arrancó a Carthago Nova del poder de los cartagineses desde que la reedificara Asdrúbal.

La calle y plaza de Escipión fueron el centro y las más importantes del barrio llamado de Ifre, vulgarmente Mundo Nuevo, y gozaba de cierta popularidad por la clase de gente de mal vivir y conducta sospechosa que por aquellas alturas moraban y daban a las autoridades bastante que trabajar por los tumultos y escándalos que acaecían continuamente.

Según refería Eduardo Cañabate, sabía Escipión que esta plaza contenía el tesoro de sus enemigos, el fondeadero de sus escuadras, el mayor cuartel de sus tropas y la prisión de los rehenes de las ciudades españolas tributarias y aliadas de la República Cartaginesa. Publio Cornelio Escipión, que tenía 27 años cuando llegó a España, ambicioso de gloria y sediento de venganza por la muerte de su padre y de su tío, comprendió que más que en las riberas del Ebro estaba en Cartagena la clave de la salvación de la República Romana, y que mientras estuviera en poder de los cartagineses el insigne puerto y la inexpugnable fortaleza de Carthago Nova, el peligro de Roma sería inminente. Guardó sobre su atrevido plan una absoluta reserva que tan sólo comunicó a su íntimo amigo Cayo Lelio, que como comandante de la escuadra romana debía tomar una importante parte en su ejecución.

Conquistó a los pobladores

Ambos atacaron la plaza y fueron hechos prisioneros 9.000 ciudadanos libres que Escipión, usando de su liberalidad, puso en libertad devolviéndoles la posesión de sus bienes, con lo que conquistó la fidelidad de todos. Retuvo solamente, y esto de forma accidental, a 2.000 artesanos que ocupaban los cartagineses en la construcción de armas y en las faenas de astilleros y manejo de naves, ofreciéndoles la libertad si con buena voluntad sabían ganársela. Ofreció igualmente la libertad a los esclavos jóvenes y vigorosos..

Al gobernador Magón, junto con sus oficiales, dos miembros del Consejo de Ancianos y más de una docena de Senadores les puso bajo la custodia de Cayo Lelio en una de sus galeras.

Se registró también en la conquista de Cartagena otro suceso que acreditó a Escipión como gran diplomático y produjo la admiración de amigos y enemigos, fue alabado por el Senado y ocasionó en Roma profundo asombro dadas ciertas bárbaras costumbres de aquel pueblo que llamaba bárbaros a los que no eran ciudadanos romanos. Se trata de la continencia de Escipión, hecho que narra Tito Livio. Los protagonistas fueron una princesa joven, de tan peregrina belleza que atraía todas las miradas a su paso. Era la prometida de un Jefe de Celtíberos llamado Alucio. La respetó y la entregó a su prometido. Aceptó, ante la insistencia de los padres de la princesa, un rescate, pero hizo colocar el oro a sus pies y dirigiéndose a Alucio le dijo: «Además de la dote que recibirás de tu suegro, recibe de mí este regalo de boda», invitándole en el acto a que hiciese retirar el oro y que dispusiese de él como suyo. Este episodio está conmemorado en un cuadro del siglo XV, catalogado como de la escuela de Umbría y procedente de los Talleres de Bernardino Betti, conocido por el ‘Pinturicchio’, quien floreció entre 1457 y 1513. Se encuentra en el Museo del Prado y una copia, encargada por el alcalde Alfonso Torres al pintor cartagenero Vicente Ros, está en el Ayuntamiento con el título de ‘La continencia de Escipión’.

Era costumbre entre los romanos premiar con coronas a los soldados que más se distinguían en cualquier hecho de armas. La corona castrense tenía la forma de un vallado y se otorgaba al soldado que durante el combate había sido el primero en penetrar en el campo enemigo. La corona naval o ‘rostrita’ se concedía al primero que abordaba la galera enemiga y estaba caracterizada por proas de embarcaciones. La corona de ‘césped o gramínica’ se daba a quien había salvado un ejército de algún peligro o a una ciudad asaltada, y en este caso se llamaba ‘obsidional’. La corona ‘cívica’, tejida con hojas de carrasca, se concedía a quien había arrancado al enemigo algún ciudadano romano y, por último, la corona ‘mural’ estaba almenada y se otorgaba por el general de un ejército al primer guerrero que asaltaba una fortaleza defendida por el enemigo.

Hechas por Escipión las investigaciones necesarias para conceder el alto honor de la corona mural tuvo la sorpresa de saber que la distinguida recompensa era solicitada por dos soldados: un infante y un marino.

Perplejo quedó Escipión. Mandó acudir a su presencia representantes de ambos bandos y oídas atentamente sus razones quedó convencido de la justicia que asistía al infante Quinto Trebelio, centurión de la Legión IV, y a un marinero de la flota de Lelio, llamado Sexto Digicio. Escipión ordenó que, sin perder tiempo y con el ceremonial de costumbre, le fuese dada a cada pretendiente una corona mural, ganando el afecto y simpatía de sus soldados. A Cayo Lelio le regaló en nombre del Senado una Corona Naval.

La conquista de Carthago Nova costó dos coronas murales. Ello concede a Cartagena el singular privilegio de que en su escudo pudiese lucir una doble corona mural. lmente arruinado, como se recuerda cada año en las fiestas de Carthagineses y Romanos.

Deja un comentario

Archivado bajo Actores, Actualidad, Antigüedad, Fiestas romanas, Hispania Romana, Historia, Imperio Romano, Mediterráneo, Personajes, Recreaciones, Restos arqueológicos

Los romanos lucen con orgullo su triunfo

Fuente: laopiniondemurcia.es

Cientos de ciudadanos observan el desfile de la victoria romana que muestra a las legiones en toda su espectacularidad y que cierran las Fuerzas de Choque Extraordionarii

Dos días más tarde de lo programado, pero ayer las legiones de Escipión pudieron finalmente exhibir sus máximos honores en el desfile de la victoria romana tras la batalla por Qart Hadast. Así, las huestes del general romano partieron desde la plaza del Ayuntamiento en dirección al campamento festero pasando por las calles Mayor, Puerta de Murcia, Carmen, plaza de España, alameda de San Antón y Soldado Rosique.

Lo popular y los sabio, recogidos en grupos como Senadores Patricios o Magistrados de Roma; lo salvaje y lo exótico, cobrando vida al paso de las Amazonas de Capadocia; lo militar, en II Navalis, Guardia Pretoriana y la legión de Escipión; y, finalmente, lo espectacular, en el paso de las Fuerzas de Choque Extraordinarii, que volvieron a cerrar el recorrido, fueron los aspectos más destacados entre los cientos de personas que presenciaron la marcha triunfante del general romano.

Antes del desfile, las huestes de Escipión protagonizaron otro acto del programa festero con el desembarco de la armada en el Puerto de la ciudad, recreando la llegada de las fuerzas navales que, finalmente, serían definitivas para la victoria.

Los navegantes, nada más desembarcar se dirigieron a la batalla. Ya por la noche, el escenario del campamento festero acogió los actos que el pasado año, como hasta entonces era acostumbrado, se llevaban a cabo en la Cuesta del Batel, tras el enfrentamiento entre carthagineses y romanos. Así, las legiones escenificaron la liberación de los rehenes, la entrega de la doble corona mural a los generales Sexto Digicio y Quinto Trebelio, por ser los primeros en tomar la ciudad; y la proclamación de la ley romana sobre el límite, ya que justo después era el momento de apagar el fuego sagrado y de encender el castillo de fuegos artificiales que ponía el cierre a la vigésimo tercera edición de Carthagineses y Romanos.

Deja un comentario

Archivado bajo Actores, Actualidad, Antigüedad, Fiestas romanas, Hispania Romana, Mediterráneo, Noticias, Personajes, Recreaciones

Los festeros se preparan para celebrar la Batalla el domingo ante el riesgo de lluvia

Fuente: laopiniondemurcia.es

La posibilidad de precipitaciones para la tarde de mañana es del 85%, por lo que han avisado del posible cambio a los especialistas

Iba a ser el día eliminado del calendario de las fiestas de Carthagineses y Romanos de este año y puede convertirse en la jornada en la que se celebre el que para muchos es el acto más espectacular de las mismas. El riesgo de precipitaciones en Cartagena para la tarde en la que se desarrolla la Batalla es del 85%. «No nos libramos», se teme el presidente del Senado, Julio Guillamón, quien añade que, por esta razón, ya han puesto en marcha un plan B para que la ciudad no se quede sin el principal evento de sus fiestas.

Un portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología fue contundente. «Habrá lluvias intensas durante todo el viernes y también el sábado por la mañana», apuntó.

Así las cosas, el presidente del Senado Romano y sus colaboradores se pusieron ayer en contacto con todos los actores y especialistas que van a participar en la Batalla y les plantearon la posibilidad de que se trasladara del viernes al domingo por la tarde. «No nos han puesto ninguna pega. Esta todo perfectamente trazado y planeado para cambiar el acto de día si fuese necesario. De todos modos, no hemos tomado ninguna decisión todavía y esperaremos hasta el jueves por la tarde para hacerlo. A los festeros que participan es fácil comunicárselo y tendremos que consensuar cualquier decisión con la Federación y con el Consejo carthaginés», resaltó Guillamón.

Por su parte, el presidente de la Federación, Antonio Madrid, dijo que no hay nada decidido y se mostró confiado en que las previsiones meteorológicas no se cumplan y todos los actos, incluido el de la Batalla, se pueda celebrar sin incidentes. Madrid llevaba ayer un paraguas oculto bajo su traje. «Es para espantar al mal tiempo», bromeó.

El presidente de los festeros dijo que esta tarde se reunirán de urgencia los directivos de la Federación con los del Consejo carthaginés y el Senado romano, así como con los representantes del Ayuntamiento, para tomar una decisión una vez se conozcan las previsiones a un día.
Lo que más preocupa a los festeros es que la lluvia afecta a la Batalla, pero también existe riesgo para el desembarco de las tropas de Aníbal y el desfile de los carthagineses que se celebra esta tarde, ya que las previsiones apuntan a que será un día nuboso con una probabilidad de precipitaciones del 20%. Se prevé que el tiempo mejore a partir del sábado por la tarde, por lo que parece que no habrá variaciones en el gran desfile general de tropas y legiones de ese día.

Deja un comentario

Archivado bajo Actores, Actualidad, Antigüedad, Asociaciones, Fiestas romanas, Hispania Romana, Historia, Imperio Romano, Mediterráneo, Personajes, Recreaciones

Niños que dan guerra

Fuente: laopiniondemurcia.es

Decenas de pequeños festeros invadieron ayer el campamento de tropas y legiones y las atracciones de la feria para convertirse en futuros seguidores de los generales Aníbal y Escipión

Un tropel de niños siguiendo las indicaciones de Amílcar juraron ayer su odio eterno a Roma durante la celebración de las Pruebas de Aspar, un acto en el que los pequeños cobran protagonismo, ya que ante todo es una gran fiesta infantil. Subidos en un elefante de cartón piedra, Elena Solano de diez años ­–de la Guardia de Tanit– y Jesús Zamora de ocho años ­–de los Navegantes de Bomilcar– iniciaron el desfile en su papel de Aníbal e Himilce desde la puerta del Cartagonova hasta la calle carthaginesa del campamento.

Mientras los niños seguían las indicaciones de Mariana Guirao e Isabel Ruiz, coordinadoras del acto, a escasos metros cientos de niños se divertían en las atracciones de la feria que ayer tenía grandes colas ya que las entradas tenían una rebaja del 50% para los más pequeños. El Ala Delta ­–una gran montaña rusa– es una de las más aclamadas por los chavales.

Ajenos al bullicio de la feria, en el interior de la caseta de los Caballeros e Isis de Carthago, los niños, que son la cantera de los futuros guerreros de Carthagineses y Romanos– fueron bendecidos por el sumo sacerdote, que también estuvo representado por un niño. El único adulto que participó en la representación fue Amílcar y en ese momento, Jesús Zamora hizo el papel de Aspar, en memoria del juramento.

Deja un comentario

Archivado bajo Actores, Actualidad, Antigüedad, Asociaciones, Fiestas romanas, Hispania Romana, Historia, Imperio Romano, Mediterráneo, Personajes, Recreaciones

El pueblo carthaginés invoca esta noche a Tanit durante la celebración del Oráculo

Fuente: laopiniondemurcia.es

La princesa Himilce acudirá ante la diosa para saber qué suerte correrá su amado y si volverá a verlo con vida

El escenario de la explanada de Héroes de Cavite se convierte esta noche en el templo de Tanit, donde el pueblo carthaginés invocará a la diosa pidiéndole sus deseos. Bajo el guión de la fallecida Rosa Juaneda y con las pequeñas variaciones que hace tres años introdujo Juan Alberti, el Oráculo contará con una amplia representación de las tropas del general Aníbal que arroparán a los actores durante los cuarenta y cinco minutos que durará el acto. El pueblo acudirá al templo para invocar a Tanit, diosa de la felicidad y el bienestar.

El acto, que recrea un rito antiguo, comenzará con las oraciones de cuatro sacerdotistas que invocarán al cielo, a la tierra, al mar, a Tanit y al dios Baal. Minutos después tres personajes del pueblo carthaginés, Dymos, Dakarys y Bonqart entrarán al templo comentando la marcha del general Aníbal, de quien no tienen noticias desde hace meses. El númeroso gentío que poco a poco va llegando a la estancia hará que estos tres personajes se retiren. A su llegada al templo, todos comentan la marcha de Aníbal y la preocupación de su esposa por la suerte del general.
Con la entrada de la pitonisa –personaje a través del que la diosa Tanit se manifiesta– y del sumo sacerdote comenzarán las alegorías.
El primero en presentarse ante la diosa es un anciano, un agricultor que sólo tiene un hijo y que acude a pedir ayuda a Tanit. En segundo lugar, acudirá un guerrero preocupado por su futuro. Quiere saber si acudirá a la guerra y luchará junto a su general Aníbal. Y, en último lugar, se presentará ante la diosa una mujer que lleva varios años casada. Su marido es una buena persona y ambos ansían tener un hijo. La pitonisa les transmitirá los augurios de Tanit.

En medio de la multitud, se hace paso la princesa Himilce, quien se presenta ante la diosa acompañada por una sirvienta y por su aya. La princesa Himilce ha tenido un sueño y está preocupada por su general. Aníbal ha marchado a Sagunto para luchar contra los romanos con el fin de reconquistar la ciudad. Himilce teme por su vida y acude temorosa ante Tanit. La diosa lleva un velo que Aníbal ha enviado desde África para tranquilizar a la princesa.

Una vez hecha su invocación, la pitonisa le transmite el mensaje de Tanit que logra calmar su angustia a Himilce. La diosa le advierte de que Qart Hadast resurgirá y que su marido, el general Aníbal, volverá vivo junto a su esposa.

Sin embargo, también le advierte de que el fiero guerrero carthaginés no debe volver a marcharse de su ciudad y que su hijo no le sucederá como general.

Participarán en la representación del Oráculo de Tanit más de una veintena de actores y cerca de medio millar de guerreros, entre los representantes de las tropas carthaginesas. La belleza de Himilce, el amor a su general y la fe del pueblo carthaginés en los augurios de la diosa Tanit protagonizan esta representación que se caracteriza por su gran belleza y sencillez. El público podrá seguirla desde las gradas instaladas frente al escenario situado en la explanada del puerto.

Deja un comentario

Archivado bajo Actores, Actualidad, Antigüedad, Fiestas romanas, Hispania Romana, Historia, Imperio Romano, Mediterráneo, Personajes, Recreaciones

Tropas y Legiones garantizan su cambio generacional con el Nasciturus

Fuente: laopiniondemurcia.es

Un total de 58 niños reciben el bautismo romano por haber nacido durante el año de los festejos históricos

Las Fiestas de Carthagineses y Romanos tienen garantizado el relevo generacional para muchos años, como quedó ayer patente en la celebración del Nasciturus, primer acto romano de los festejos históricos. Y es que, en el escenario instalado frente al Palacio Consistorial, auténtico lugar donde llevar a cabo este entrañable acto debido a su corte histórico, un total de 58 niños -unos doce más que el pasado año- recibieron el bautismo por el rito romano, ante la mirada de los dioses que desde sus pedestales observaron con paciencia y aplomo -ante un calor de justicia- el largo paseo de bebés que fueron los auténticos protagonistas del acto.

Los organizadores del espectáculo, coordinado por Pencho Garrido, de la legión Universitas, repartieron caramelos para los asistentes, en su mayoría niños, que aprovecharon el festivo para recorrer las principales calles de la ciudad y vivir más de cerca las Fiestas de Carthagineses y Romanos a una hora que permite a las familias disfrutar de la ciudad y pasarlo bien rodeadas de festeros vestidos con trajes de época.

La jornada matutina de los romanos sólo contó con este acto, que poco a poco va ganando importancia, más aun una vez que ha regresado junto al Palacio Consistorial.

Deja un comentario

Archivado bajo Actores, Actualidad, Antigüedad, Asociaciones, Fiestas romanas, Hispania Romana, Historia, Imperio Romano, Mediterráneo, Noticias, Personajes, Recreaciones